La educación en los primeros años de la vida adquiere gran importancia en muchos sistemas educativos del mundo. Por primera vez fue reconocida en la Conferencia Mundial de Educación para Todos  (Jomtien, 1990), estableciendo en su marco de acción la expansión de los servicios de asistencia y atención de la primera infancia, poniendo énfasis en la atención de  los niños y niñas en situaciones de vulnerabilidad. Dicha meta se ratificó en el año 2000 en el Marco de Acción de Dakar y se convirtió en un objetivo a lograr  para el año  2015.

La UNESCO señala que la educación de la primera infancia representa un gran reto para los países para cumplir la meta de cobertura y atención a un gran número de niños y niñas que quedan excluidos de un proceso de desarrollo del aprendizaje temprano. Considera que la educación de la primera infancia parte de un principio de inclusión como un asunto de derecho humano y un medio para lograr una mayor equidad.

educacion-inicial

A veintiún años del movimiento mundial en pro de la Educación para Todos, los países miembros de la UNESCO en Incheon Corea (2015) han ratificado su compromiso por una educación “basada en los principios fundamentales de acceso, equidad y calidad, en la perspectiva del aprendizaje a lo largo de toda la vida”, como parte de los futuros programas de desarrollo internacional.

Es precisamente en este importante foro donde el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación corroboró de igual forma su compromiso de sumarse a la lucha global por reivindicar la educación de calidad y la escuela pública.

En México, estos y otros temas como calidad de la educación con equidad, escuela pública, desarrollo sostenible, han sido desplegados como elementos sustanciales de los ocho ejes estratégicos que emanan de la planeación estratégica del SNTE y que fueron considerados al integrarse la Declaración sobre el Futuro de la Educación al 2030, originada en el Foro.

Es justo en este marco que, el Maestro Díaz de la Torre dijo que el SNTE coincide plenamente con los planteamientos expresados aquí y enfatiza cuando menciona lo siguiente:

"Enfrentamos los mismos desafíos, preservar y fortalecer la escuela pública de calidad para todos; es decir, la educación pública como un derecho humano tutelado por el Estado. Corresponde a los maestros defenderla y a sus sindicatos ser guardianes de la profesión docente”.

Ante los compromisos asumidos por los gobiernos asistentes, surge la pregunta ¿cómo lograr que la educación para la primera infancia se asuma como política educativa y con esto lograr una educación de calidad para todos?

Sin lugar a duda, tiene que ver con el hecho de la instrumentación y despliegue de una política educativa eficaz y eficiente, que considere los contextos diversos de nuestro país de forma tal, que todo ciudadano acceda a una educación de calidad.

En este sentido, el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación como miembro de la Internacional de la Educación, se ha sumado a la campaña internacional “Unámonos por la Educación Pública” donde ratifica su compromiso por sumar esfuerzos para promover y alcanzar las metas planteadas en los objetivos post 2015 para que la educación de la primera infancia constituya una prioridad en la agenda internacional y particularmente de nuestro país, promoviendo iniciativas para la asignación de recursos y políticas públicas que reconozcan la educación inicial como un derecho de igual y justicia social.

Construir una agenda educativa para la educación inicial como base de una educación de calidad con equidad resultaría insuficiente si ésta no va acompañada de un marco normativo flexible, inclusivo y con equidad a la par de un financiamiento suficiente para atender a la  demanda que este sector de la población requiere para su desarrollo pleno.

Por todo esto, el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación se manifiesta a favor de la Reforma Educativa y el cumplimiento de la misma ya que consigo deberá traer:

· Políticas educativas que establezcan metas para aumentar la cobertura para la atención de  niños y niñas en situación de vulnerabilidad con una oferta educativa que atienda a la diversidad.

· Diseño de un currículo integral y flexible a las necesidades para que cada niño y niña desarrolle sus capacidades mediante aprendizajes significativos.

· Formación especializada de docente y otros profesionales en educación temprana.

· Infraestructura física, adecuada y segura.

 

Lo anterior, nos exige a todos (autoridades, sindicatos, maestros, padres de familia, organizaciones sociales) orientar todos nuestros esfuerzos para brindarle una educación incluyente y de calidad para de esta forma lograr que esta generación de niños alcance algún día reducir las desigualdades e injusticias que afligen hoy al mundo. Es decir, debemos proveer a nuestros niños de una oportunidad justa para aprender. Ésta, sin duda, debe ser nuestra visión colectiva y nuestro compromiso.

 

Lorena Margarita Zacarías Contreras
Directora de USAER en Educación Especial


Referencias:

Blanco, R. (2007). La inclusión en educación: una cuestión de justicia y de igualdad. Artículo publicado en la Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal. Disponible en: http://bit.ly/21Mp79l [Consultado el 8 de Noviembre 2015].

OEI. (1990). Declaración Mundial sobre Educación para Todos. “Satisfacción de las necesidades básicas de aprendizaje”. Jomtien, Tailandia. Disponible en: http://bit.ly/1E8dDhG [Consultado el 28  de Noviembre de 2015].

ONU. (1948). Declaración Universal de los Derechos Humanos. Disponible en: http://bit.ly/21Mp3q2 [Consultado el 26 de Septiembre de 2015].

ONU. (2010). Atención y Educación de la Primera Infancia. Informe Regional: América Latina y el Caribe.

UNESCO. (2000). Foro Mundial sobre la Educación. Marco de Acción de Dakar: Educación para Todos: cumplir nuestros compromisos comunes. París: UNESCO. Disponible en: http://bit.ly/1NITbrY [Consultado el 28 de Noviembre de 2015].

UNESCO. (2015). Marco de Acción hacia una educación inclusiva y equitativa de calidad y un aprendizaje a lo largo de la vida para todos. Declaración de Incheon.