Uno de los países más pacíficos de América es Canadá según diversas clasificaciones, por ejemplo,  el Índice Global de Paz (2015), dicho país se encuentra dentro de los primeros 10 países más pacíficos a nivel mundial y en el primer lugar en América; a diferencia de México, el cual es clasificado en un índice de paz bajo.

Varios países han desarrollado su propio concepto y estrategias sobre educación para la paz en base a su situación socio-histórica. Sin embargo, una de las definiciones más aceptadas es aquél desarrollado por Betty Reardon (en Fountain, 1999, p. 39), quien la define como “un proceso que prepara a la gente joven para la responsabilidad global; les permite comprender la naturaleza e implicaciones de su interdependencia global; y les ayuda a aceptar la responsabilidad de trabajar para un comunidad justa, pacífica y global viable”.

Pero, ¿hay alguna forma de alcanzar la paz en países donde actualmente la violencia se manifiesta tan recurrentemente en la sociedad? En efecto, varios países han implementado estrategias diversificadas para alcanzar la paz, la cual, educadores tales como Comenio y Montessori, ya veían la necesidad de una educación permeada por este enfoque. Actualmente, “la paz se ha convertido en parte de las ideas de un desarrollo democrático y mejoramiento del mundo” (Raviv, Oppenheimer & Bar-Tal, 1999, pp. 99,  27).

paz

Hoy en día diversas organizaciones a nivel mundial han difundido este enfoque, tales como la UNESCO, la propia ONU, la International Peace Research Association [Asociación Internacional de Investigación para la Paz] (IPRA), entre otras. Así mismo, han sido diversos países los que han adoptado y/o adaptado un enfoque de educación para la paz.

En este sentido, existen múltiples estrategias para alcanzar la paz pero en México todavía no hay un enfoque especialmente diseñado para combatir aquéllas prácticas violentas que tenemos arraigadas en nuestra cultura o que tratan de resolver algún episodio de violencia o de trauma como sí las hay en otros países (Serrato Mandujano, 2013).

La educación para la paz engloba diversos enfoques, tales como educación para la ciudadanía, educación para la resolución de conflictos, educación para la liberación y el empoderamiento, educación ambiental, pedagogía crítica, educación moral y espiritual, educación para la resiliencia, etc. Este tipo de enfoques han surgido para dar respuesta a eventos violentos.

En Japón, por ejemplo, surgió la Educación Anti-Bomba Atómica en 1950. Este enfoque educativo surgió a partir de los efectos de las bombas atómicas lanzadas por Estados Unidos a Hiroshima y Nagasaki en 1945 en la población. En este caso, los maestros realizaron campañas para ayudar a un proceso de sanación.

En Irlanda se creó la Educación para el Entendimiento Mutuo para terminar con las peleas entre católicos y protestantes (Harris, 2004; Harris, 2002), promover el respeto propio y por otros, y la mejora de la relación entre personas de distintas tradiciones culturales (NICC, 1990, en Smith, & Robinson, 1996). Este enfoque fue introducido en la currícula de ese país, por lo que se dice que sus efectos se han dejado ver en la educación formal.

En países multiculturales como Estados Unidos, Australia y Canadá surgió la Educación Multicultural. El objetivo de este tipo de educación es “ayudar a los estudiantes a entender y apreciar las diferencias culturales y las similitudes y reconocer los logros de los diversos grupos” (Nario-Galace & Navarro Castro, 2010, p. 43).

La Educación para los Derechos Humanos es probablemente uno de los tipos de educación más difundidos entre diversos países tercermundistas o en vías de desarrollo debido a las diversas violaciones a los derechos humanos de los ciudadanos. Este movimiento surgió en 1948 después de la Declaración Universal de los Derechos Humanos (Harris, 2008). En México existe una Comisión Nacional de los Derechos Humanos con presencia en todos los estados de la república y la UNAM cuenta con una Cátedra UNESCO de Derechos Humanos.

La Educación para la Resolución de Conflictos es un enfoque surgido en Norte América (sin incluir a México) y países europeos de primer mundo (Harris, 2002) a principios de 1980. En México se han dado algunas prácticas que implementan este tipo de educación en años recientes.

En internet actualmente existe una importante cantidad de recursos educativos sobre esta temática que son gratuitos y diversos países ofrecen cursos de posgrado que difunden algún enfoque de educación para la paz. En lo que respecta a México, definitivamente se han dado varias prácticas de educación para la paz; tales como educación sostenible y las mencionadas con anterioridad, entre otras. Actualmente, existen diversas instituciones que ofertan cursos sobre estas temáticas. Acerca de la formación docente, el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación ofrece cursos encaminados a la resolución de violencia familiar y escolar, educación sostenible, derechos humanos, igualdad y perspectiva de género, entre otros. Con el Sistema Nacional de Desarrollo Profesional (SINADEP), hay una gran expectativa no solamente en cuanto a cursos que apoyan pedagógicamente a los docentes para las diversas evaluaciones emanadas del Servicio Profesional Docente, sino también en cuanto a cursos para el desarrollo profesional de los docentes en diversas áreas dentro de las cuales, se encuentra la educación para la paz. En este sentido, los docentes cuentan con diversas alternativas para conocer este enfoque más a fondo y lo más importante, llevarlo a la práctica adaptándolo a la situación particular de su contexto educativo y social.

 

Yareli Serrato Mandujano
Coordinadora de Diseño Curricular del SINADEP.


Referencias

Alan, S., & Alan, R. (1996). Education for mutual understanding: The initial statutory years [Educación para el entendimiento mutuo: Lo años iniciales estatutarios]. Recuperado de http://bit.ly/1oHNPsn

Blackburn, S. (1996). The Oxford Dictionary of Philosophy [El diccionario de filosofía de Oxford]. Oxford, MA: Oxford University Press

Fountain, S. (1999). Peace education in UNICEF [Educación para la paz en la UNICEF]. Recuperado de http://uni.cf/1Tp0ZXS

Global Peace Index. (2015). Global peace index: Measuring peace, its causes and its economic value [Índice global de paz: Midiendo la paz, sus causes y su valor económico]. Recuperado de http://bit.ly/1QH3izs

Harris, I. M. (2002). Conceptual underpinnings of peace education [Fundamentos conceptuales de la educación para la paz]. En G. Salomon & B. Nevo (Eds.). Peace education: The concept, principles, and practices around the world (pp. 15-26). Mahwah, NJ: Lawrence Erlbaum Associates.

Harris, I. M. (2004). Peace education theory [Teoría de educación para la paz]. Journal of Peace Education, 1(1), 5-20. doi: 10.1080/1740020032000178276

Harris, I. M. (2008). History of peace education [Historia de la educación para la paz]. En M. Bajaj (Ed.). The Encyclopedia of Peace Education. Recuperado de http://bit.ly/1omtYyy

Nario-Galace, J., & Navarro-Castro, L., (2010). Peace education: A pathway to a culture of peace [Educación para la paz: Una vía hacia la cultura de la paz] (2nd ed.). The Philippines: Center for Peace Education, Miriam College.

Serrato Mandujano, Y. (2013). Peace education and violence in Mexico: What do junior high school students aspire to be? [Educación para la paz y violencia en México: Qué aspiran llegar a ser estudiantes de secundarias] (Tesis de maestría, Universidad de Manitoba, Winnipeg, Canadá). Recuperado de http://bit.ly/1Q03UUt

Raviv, A., Oppenheimer, L., &  Bar-Tal, D. (1999). Preface. In A. Raviv., L. Oppenheimer & D. Bar-Tal (Eds.). How children understand war and peace: A call for international peace education [Cómo los niños entienden la guerra y la paz: Un llamado a la educación para la paz internacional] (pp. 1-26). San Francisco: Jossey Bass.