marzo 29, 2017

Repensando el sistema educativo en México:
hay que ir más allá de las escuelas

Desde hace tiempo varios administraciones han anunciado, de una manera u otra, una “reforma al sistema educativo”. Otros, como el de Peña Nieto, incluso han ostentado llevar a cabo una “revolución de la educación”. Aun con la educación como un eje rentable en el discurso político, y con un gasto educativo del 4% del PIB, el sistema educativo mexicano ha fracasado en dos sentidos: ni ha sido capaz de crear el capital humano necesario para una economía competitiva, ni ha logrado ser un medio para la mitigación de las desigualdades estructurales. ¿La razón? Durante casi un siglo el gobierno mexicano ha querido corregir el sistema educativo únicamente planteando soluciones para mejorar la escuela. Y es claro que no ha tenido éxito. En principio, la razón es simple, aunque en la práctica es compleja: el sistema educativo va más allá de la escuela. Aquí, algunos apuntes para el debate.

Leer más

Leer completo

octubre 5, 2016

El proyecto de transformación educativa: ¿un barco a la deriva?

Para el exprimer ministro francés Michel Rocard, gobernar es presupuestar. Las prioridades de un gobierno, sociedad o Estado se definen con pesos y centavos. Imaginar una política pública sin el presupuesto necesario para impulsarla, es iluso para los ciudadanos y demagogo para las autoridades; ambas son igual de recriminables. Lo que no cambies en el presupuesto, no cambiará en la realidad.

Leer más

Leer completo

septiembre 2, 2016

Lo barato sale caro: escuelas de bajo costo y equidad

Hay yerbas que envenenan, y nunca falta el marchante que sale a venderlas, o el charlatán que habla de ellas, como si fueran curativas y milagrosas. Por eso la cautela es virtud indispensable en el mercado herbolario. También en el mercado de las propuestas de política educativa hay mercaderes y charlatanes ofreciendo veneno como si fuera medicina confiable. Así, por ejemplo, en la edición más reciente de la Gaceta de la Política Nacional de Evaluación Educativa en México, el cuaderno de difusión del Instituto Nacional de Evaluación de la Educación, un par de mercaderes le vienen ofreciendo una “solución de mercado” para alcanzar la justicia, la equidad y la calidad educativa, y cualquier otra cosa que a usted se le ocurra. La solución “novedosa” consiste en apostar por las escuelas de bajo costo (EBC), ese milagro pedagógico que se produce al tomar un espacio cualquiera (un garaje desaprovechado, un sótano sin uso, un almacén olvidado) y convertirlo en aula, metiendo luego ahí a uno o varios “maestros” sin ninguna acreditación ni preparación pero con mucho entusiasmo, y consiguiendo así, sin mucho dinero de por medio, aprendizajes de calidad. Todo ello puesto en marcha con el resorte del lucro y sin el respaldo del Estado, que siempre que ayuda estorba. Pues bien: el argumento, la conclusión y la motivación de la propuesta son superficiales e ideológicas. Importa mirarlo, por si acaso algún emprendedor mexicano, cansado de bloqueos carreteros y mítines en el Zócalo, quiere hacer suyas estas “soluciones de mercado”.

Leer más

Leer completo

agosto 24, 2016

Equidad en el gasto educativo federalizado

Una educación de calidad ayuda a que haya una sociedad más justa con menores niveles de pobreza y desigualdad. Entre mejor estén preparados los trabajadores éstos pueden conseguir salarios mejor remunerados. Desde 1992, en el Acuerdo Nacional para la Modernización de la Educación Básica (ANMEB)1 se ha buscado que la educación de calidad esté al alcance de toda la población. Se estableció a la educación básica como núcleo de toda la educación y al maestro como su protagonista. De forma indirecta, se estaría mejorando la educación media superior y superior porque los alumnos tendrían más y mejores bases para ingresar a niveles de educación más avanzados. Además, se estaría dando recursos preferentemente a aquellos estados con mayores carencias en la educación, así como estimulando mejorar la calidad educativa. En la Constitución se señala que la calidad educativa se mide con el máximo aprovechamiento que tengan los estudiantes.

Leer más

Leer completo

agosto 10, 2016

Gasto inercial: un desincentivo para la calidad y equidad educativa

La educación es el mayor gasto del gobierno federal. De acuerdo con el reporte “Gasto público para una educación de calidad” presentado por el Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), los recursos que se destinan a la educación equivalen a toda la recaudación de Impuesto al Valor Agregado (IVA).1 En otras palabras, la educación es el servicio público en el que más gastamos los mexicanos. Valorando cuánto se destina a la educación y considerando que, el gasto es la principal herramienta para ejecutar cualquier política, resultó lógico pensar que la reforma educativa traería consigo una planeación del gasto más efectiva y eficaz. Sin embargo, esto no sucedió. Por lo que hoy seguimos gastando los recursos educativos inercialmente –de la misma manera– que antes de la reforma, aunque las expectativas han cambiado.

Leer más

Leer completo

No es fácil analizar los dos documentos que recientemente ha presentado el Secretario de Educación Pública, me refiero al Modelo Educativo 2016 y a la Propuesta curricular para la educación obligatoria 2016. Su lectura permite identificar que finalmente se presenta –aunque de manera muy tardía– una visión para el futuro de la educación del país. Se puede afirmar en primer término que estamos ante dos documentos que tienen una rigurosa formulación, ideas significativas para impulsar un cambio en la educación y que al mismo tiempo por su extensión, diversidad de temas que contienen y su visión de la educación para el siglo XXI difícilmente se pueden comentar en una primera aproximación y mucho más difícil resultará convertirlos en realidad en el país.

Leer más

Leer completo