El Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación (PPEF) propone destinar a ciencia, tecnología e innovación 50,585 millones de pesos en el ejercicio fiscal 2020, 2.1% menos en términos reales que lo asignado a este rubro en el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) 2019 (ver gráfica 1). Este recorte responde principalmente a la reducción en los recursos destinados a investigación científica. Las cuatro subfunciones que conforman el presupuesto para ciencia, tecnología e innovación son: desarrollo tecnológico; innovación; investigación científica; y servicios científicos y tecnológicos. De ellas, sólo dos anticipan incrementos presupuestales para el próximo año. 

Gráfica 1

Para desarrollo tecnológico se estima un aumento real de 33.4%; para servicios científicos y tecnológicos se prevé un incremento real de 20.1%. A pesar del crecimiento de doble dígito en estas dos subfunciones, no resulta suficiente para impulsar el aumento de la función en conjunto. Esto responde a que los dos rubros concentran apenas 11.6% del gasto en ciencia, tecnología e innovación.

Por el contrario, investigación científica —que absorbería 83.1% del presupuesto en ciencia, tecnología e innovación— proyecta un recorte de 2.5% real respecto al PEF 2019. De igual manera, innovación —con 5.3% del presupuesto— prevé una disminución real de 29.1% en los recursos asignados en el PPEF 2020. Con el recorte previsto en el PPEF 2020, los recursos para ciencia, tecnología e innovación, que representarían 0.19% del Producto Interno Bruto, acumularían cinco años de ajustes a la baja consecutivos en términos reales (como lo muestra la gráfica 2). Debe recordarse que estos porcentajes de presupuesto se obtienen con base en datos de Hacienda y del INEGI, de ahí que a veces no coincidan con los datos de otros años que emiten organismos internacionales, como la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) o la UNESCO.

Gráfica 2

¿Quién gastará el presupuesto?

El presupuesto planeado para ciencia, tecnología e innovación está a cargo de 11 ramos; los mayores responsables son el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) y la Secretaría de Educación Pública (SEP). El primero ejercería 50.6% del presupuesto, y el segundo 30.4%. El restante 19% del gasto en ciencia, tecnología e innovación sería operado por nueve ramos más: Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (SADER); Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT); Secretaría de Economía (SE); Secretaría de Energía (Sener); Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE); Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS); Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat); Provisiones Salariales y Económicas; y Secretaría de Salud.

En comparación con el PEF 2019, sólo cuatro ramos esperan aumentos en términos reales para el ejercicio fiscal 2020. El más grande se prevé para la SCT, con un incremento real de 6.8%. Valdría la pena explorar a qué se debe este incremento tan notorio en este sector; una hipótesis es que el incremento es notorio porque en 2019 tuvo un fuerte recorte. La SEP anticipa un alza de 3.3%, el ISSSTE un aumento de 2.3%, y la SE un crecimiento de 1.2%, todos en términos reales. En todos los casos, la expansión presupuestal que se propone para 2020 se da luego de caídas en el PEF 2019, cuando el presupuesto de la STC se redujo 32.6%, el de la SE, 33.2%, y el de la SEP y el ISSSTE, 12.4 y 15.4%, respectivamente en términos reales.

Respecto a los ramos que obtendrán menos recursos para ciencia, tecnología e innovación en 2020, las bajas más pronunciadas se calculan para la SADER y para el ramo de provisiones salariales y económicas, ambos con disminuciones reales alrededor de 23% con relación al PEF 2019.

De igual manera, otros ramos relevantes para la función como Salud, Semarnat y Sener esperan menos recursos con el PPEF 2020 por segundo año consecutivo. Por ejemplo, el Conacyt —a cargo de la mayor parte del presupuesto de la función— espera una reducción anual real de 0.1%. Con esta variación el Conacyt hila cinco años de reducciones reales a su presupuesto para ciencia, tecnología e innovación. En el caso del IMSS, la baja de 2.9% que se espera para 2020 se da luego de un incremento de 8.8% real en el PEF de 2019.

Ilustración: Oldemar González

Menos presupuesto, menos unidades responsables

Al interior de cada ramo existe una serie de unidades responsables que ejercen el gasto público. En el PEF 2019 se estableció que el presupuesto para ciencia, tecnología e innovación sería ejercido a través de 78 unidades responsables; en el PPEF 2020 se propone que el número de unidades responsables se reduzca a 73. Las principales unidades a cargo de este presupuesto serían: el Conacyt, la Universidad Nacional Autónoma de México y el Instituto Politécnico Nacional. En conjunto ejercerían 61.1% del presupuesto de la función.

Las unidades que, de aprobarse, dejarían de recibir recursos a través del rubro serían: la Comisión Coordinadora de Institutos Nacionales de Salud y Hospitales de Alta Especialidad; la Coordinación General de Ganadería; la Dirección General de Investigación, Desarrollo Tecnológico y Formación de Recursos Humanos; la Dirección General de Productividad y Desarrollo Tecnológico; la Subsecretaría de Educación Media Superior; y la Unidad de Política y Control Presupuestario. Desde luego que llama la atención el recorte a los Hospitales de Alta Especialidad, vale la pena preguntarse si ahora, frente a estos recortes, dejarán de realizar actividades de investigación.

Además, se proponen reducciones al presupuesto de 34 unidades responsables, incrementos para 37 unidades y que el presupuesto de la Universidad Autónoma Agraria Antonio Narro permanezca sin cambios respecto al PEF 2019. Las disminuciones más significativas se proponen para el Hospital Regional de Alta Especialidad de Oaxaca, Hospital General Dr. Manuel Gea González y el Centro Regional de Alta Especialidad de Chiapas. Comparado con 2019, estas unidades esperan 32.9, 29.5 y 24.4% menos presupuesto en términos reales.

El incremento más significativo sería el de la Universidad Autónoma de Chapingo, que en el PEF 2019 contó con un presupuesto de 666,114 pesos para ciencia, tecnología e innovación y en el PPEF 2020 participa con 447 millones de pesos. Los siguientes crecimientos de mayor relevancia son los propuestos para el Instituto Nacional de Salud Pública, de 12.5%, y para el Instituto Potosino de Investigación Científica y Tecnológica, de 12.3% ambos en términos reales respecto al PEF 2019.

Cambios en programas presupuestarios

Veintitrés programas presupuestarios conforman el presupuesto para ciencia, tecnología e innovación en el PPEF 2020. De estos, 11 anticipan recortes reales en relación con el PEF 2019. Asimismo, se prevé la eliminación del programa Innovación tecnológica para incrementar la productividad de las empresas, y que tres programas presentes en el PEF 2019 dejen de recibir recursos en 2020. Los programas sin recursos por medio de la función ciencia, tecnología e innovación en 2020 serían: Programa de fomento a la agricultura; Programa de fomento ganadero y Proyectos de infraestructura social de ciencia y tecnología.

Además, entre los programas que se mantendrían en 2020, el Programa para el desarrollo pesquero y acuícola es que el revela el mayor recorte en comparación con el PEF 2019, con 51.7% menos recursos en términos reales. Empero, su participación en el presupuesto total de la función sería minoritaria.

Los programas más relevantes en términos presupuestarios serían Investigación científica y desarrollo tecnológico, con 30.4% del presupuesto total de la función; Becas de posgrado y apoyos a la calidad, con 20% del presupuesto; Investigación científica, desarrollo e innovación; y Sistema Nacional de Investigadores, con 10.7% del presupuesto en cada caso.

De este grupo, sólo el Programa de becas de posgrado y apoyos a la calidad, operado al 100% por el Conacyt, espera una disminución de 3.3% frente al PEF 2019. Investigación científica y desarrollo tecnológico estima un aumento de 3.2%; Investigación científica, desarrollo e innovación prevé un incremento de 1.7%, y Sistema Nacional de Investigadores un crecimiento de 2.3%. Todos los cambios en términos reales.

A pesar de que en la Reforma Educativa de 2019 se estableció el compromiso del Estado en torno al impulso de la ciencia y la tecnología, dicha reforma constitucional no parece contar con una contraparte presupuestal en el PPEF 2020. Si bien, al interior de la función ciencia, tecnología e innovación se registrarían incrementos en ciertos ramos y unidades responsables, sectores sensibles —como hospitales de alta especialidad y el Conacyt— tendrían recortes. Como en otras funciones del gasto —por ejemplo, educación— el PPEF 2020 propone recortes en varios programas presupuestarios de ciencia, tecnología e innovación, que permiten reorientar el gasto público a programas y proyectos prioritarios de la administración.  Para una revisión del Proyecto de Presupuesto se puede acceder al informe que preparó el Centro de Investigación Económica y Presupuestaria. En suma, con esta estrategia, el rubro de ciencia, tecnología e innovación, prioritario para el desarrollo, destaca como uno de los perdedores en el PPEF 2020.

 

Thamara Martínez Vargas
Investigadora del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP).