La evaluación de aprendizajes es un tema de gran importancia en el discurso educativo y en la vida cotidiana de las escuelas resaltando los beneficios que representa para la comprensión de lo que sucede en el proceso de enseñanza-aprendizaje y la mejora de la práctica docente. Es la piedra angular del sistema educativo, porque no se puede comprender la enseñanza sin la evaluación, ya que ella condiciona todo el proceso de enseñanza y aprendizaje y marca el camino al éxito o al fracaso (Santos, 2016). En el caso específico de la educación preescolar, la evaluación tiene un papel crucial al permitir a las educadoras identificar los avances y dificultades que presentan los alumnos en sus procesos de aprendizaje y los apoyos que requieren a fin de que todos logren desarrollar las competencias planteadas en el Programa de Estudio 2011. Guía para la educadora.

La evaluación de acuerdo con lo que plantea el programa antes mencionado, es la base para que las educadoras tomen decisiones y realicen los cambios necesarios en su acción docente o en las condiciones del proceso de enseñanza y aprendizaje, mismas que contribuirán al logro de los aprendizajes de los alumnos a partir de la valoración de sus aciertos en la intervención educativa, la pertenencia de la planificación, la adecuación a sus necesidades, la mejora de los ambientes de aprendizaje en el aula, las formas de organización, las relaciones que se establecen en el grupo, el aprovechamiento de los materiales didácticos, la adecuación y pertinencia de la selección y orden de los contenidos abordados, todo esto se verá reflejado en la evaluación.

La evaluación de este nivel educativo, puede ser muy enriquecedora y benéfica para el aprendizaje de los alumnos, siempre que esté acompañada de los siguientes elementos, según señalan los resultados del análisis en la investigación cualitativa desarrollada sobre la evaluación en tres Jardines de Niños del estado de Hidalgo, durante el ciclo escolar 2016-2017, donde han participado cinco educadoras:

1. Seguimiento sistemático de los procesos de aprendizaje de los alumnos desde que inicia el ciclo escolar hasta su culminación, mediante el uso diversificado y ampliado de técnicas e instrumentos de evaluación cualitativa y de competencias, que permitan obtener una visión integral de los procesos de aprendizaje de los alumnos para determinar los apoyos que requieren y los ajustes que son necesarios en la práctica educativa de las educadoras.

2.  Participación activa de los alumnos como constructores de su propio conocimiento, capaces de autoevaluar y co-evaluar sus procesos de aprendizaje y actuaciones y las de sus compañeros, con base en criterios que sean planificados y dados a conocer por las educadoras a éstos, evitando que sea dominante la hetero-evaluación.

3. Flexibilidad para que las educadoras empleen aquellas formas de organización que contribuyan a la evaluación del aprendizaje de sus alumnos.

4. Existencia de procesos de retroalimentación oportuna y eficaz con alumnos y padres de familia, con los primeros de forma individual y grupal como lo proponen Anijovich y otros (2010), durante la jornada de trabajo haciendo de la evaluación una experiencia formativa y enriquecedora.

a) Con los padres, generar su participación no sólo en los momentos destinados para la entrega de reportes de evaluación o culminación de situaciones didácticas, sino de manera permanente, creando espacios para escuchar sus opiniones sobre los avances que identifican en sus hijos y lo que les dicen en su casa respecto al trabajo que realizan con las educadoras. (Programa de Educación Preescolar, 2004).

5. La evaluación debe estar al servicio del aprendizaje de los alumnos, priorizando en ella las “finalidades pedagógicamente ricas”, que son comprender, mejorar, aprender, motivar y diagnosticar, frente a las “finalidades pobres” que son medir, comparar y clasificar según lo planteado por Santos (2016). de acuerdo con éste, “una evaluación pobre, da lugar a una enseñanza pobre” y como consecuencia de esto, aunque no lo plantee, se da un aprendizaje superficial que no trasciende en los saberes a lo largo de toda la vida.

Para que lo planteado sea posible de acuerdo con la investigación, es necesario proporcionar a las educadoras la formación que requieren para diversificar la manera en que instrumentan sus prácticas de evaluación en el aula, con la intención de no basarse exclusivamente en sus creencias sobre la evaluación cualitativa, respecto a lo que han logrado incorporar de los programas de educación preescolar o a lo largo de sus años de experiencia.

Así mismo, es necesario que dispongan de un fundamento teórico-metodológico, técnico y ético, por las consecuencias e implicaciones que tiene la evaluación en la vida de los sujetos evaluados (Moreno, 2016). Aceptando que la evaluación es considerada como positiva, sólo si enriquece plenamente a las personas que en ella intervienen, y si sirve al docente para que analice y reflexione acerca de su práctica, brindándole datos para tomar decisiones informadas que posibiliten reorientar el proceso de enseñanza y aprendizaje, al estar dirigida a juzgar el valor tanto de los aprendizajes alcanzados como de los procesos que los han desarrollado (Moreno, 2010).

Esto que se afirma, está encaminado a la necesidad de formación de las educadoras en el ámbito de la evaluación, señalando que una de las problemáticas que enfrentan en la práctica es la falta de formación inicial y permanente en la evaluación de aprendizajes, así como, la ausencia de acompañamiento y asesoría que les permitan afrontar los desafíos que implica una evaluación de esta naturaleza (cualitativa y de competencias), en donde en la práctica la llevan a cabo a través de la observación no sistemática, recopilación de diversos “indicios”, o “evidencias” como ellas las nombran, para evaluar los aprendizajes de sus alumnos (fotografías, trabajos de alumnos y anotaciones textuales de lo que dicen). El empleo de instrumentos como el diario, listas de cotejo, rúbricas (empleadas solo por dos educadoras), libreta de anotaciones (usada por dos educadoras) y algunos medios de registro como el expediente personal del alumno, la plataforma habilitada por la Secretaría de Educación Pública del Estado y formatos diseñados, esto argumentado por tres de las cinco educadoras que participaron en la investigación, en los que sistematizan los avances y dificultades de sus alumnos observadas en ese proceso de evaluación: “para evaluar se pueden utilizar una gran diversidad de actividades, instrumentos y técnicas. Los instrumentos de evaluación se deben escoger en función de los objetivos de evaluación y el tipo de contenido que se va a evaluar” (SanMartí, 2010).

Para Moreno (2016), es necesario incorporar otros métodos de evaluación cualitativa y de competencias propuestos que ayuden a diversificar las prácticas de evaluación que realizan las educadoras, partiendo de la siguiente premisa:

1) observación como un proceso intencional, planificado, con objetivos claros, sistematizado, con registros que soporten la evaluación y permitan triangular lo observado; 2) exposiciones; 3) lista de control o check lists; 4) anecdotario; 5) grabaciones; 6) proyectos; 7) aprendizaje basado en problemas; 8) aprendizaje cooperativo; 9) rúbricas; y  10) portafolio o e-portafolio.

Es necesario enriquecer su concepción acerca de lo que implica la evaluación cualitativa, trascendiendo de evaluar la posesión del conocimiento construido por los alumnos o el producto del aprendizaje, a dar cuenta de sus procesos de aprendizaje, es decir a la forma en que cada uno adquiere los conocimientos y habilidades y los aplica académica y contextualmente (Morán, 2012), una evaluación que “posibilite una aproximación mucho más realista del grado de competencias adquiridas o desarrolladas por los aprendices durante un periodo de tiempo determinado” (Moreno, 2016).

Al mismo tiempo, es preciso considerar que la evaluación que realizan las educadoras se da dentro de un contexto y en el marco de una cultura escolar que incide sobre lo que piensan, dicen y hacen con respecto a la evaluación del aprendizaje de sus alumnos. Por lo tanto, la evaluación, está influida por diversos factores que no siempre contribuyen a que existan las condiciones para que logre consolidarse como una evaluación que esté presente a lo largo de todo el proceso de enseñanza y aprendizaje. Los factores que mayor peso tienen en la evaluación que realizan las educadoras son: 1) la organización institucional y a nivel de aula que no siempre permite la existencia de oportunidades para retroalimentar el aprendizaje de los alumnos in situ y lograr la consolidación de ésta como un proceso participativo y formativo; y 2) la movilidad docente durante el ciclo escolar, que impacta de manera negativa en el aprendizaje que logran los alumnos y en la información de la cual disponen los padres de familia para apoyarlos en la mejora de sus aprendizajes.

En conclusión, la evaluación de aprendizajes en preescolar se señala como importante, resaltando que a partir de ella es posible comprender el proceso de enseñanza y aprendizaje que se lleva a cabo en preescolar, si los alumnos han logrado aprender o no, cuáles son los factores que han intervenido para que se logre o no el aprendizaje (familiares, escolares, sociales, etc.), cuáles son sus procesos de aprendizaje y a través de los resultados que arroja la evaluación hacer las modificaciones pertinentes para que logren construir un aprendizaje significativo y estén motivados para continuar aprendiendo a lo largo de la vida.

Sin embargo, como se ha dicho, para que esto sea posible es imperioso que existan las condiciones para su profesionalización docente en la evaluación, desde los procesos iniciales de su formación y en el ejercicio de la profesión (formación permanente). Así mismo la apertura de espacios de diálogo, construcción, debate, acompañamiento y asesoría en torno a sus concepciones sobre la evaluación en preescolar y las técnicas e instrumentos que emplean, que las conduzcan a enriquecer o en su caso transformar sus prácticas de evaluación, haciendo de éstas un proceso planificado, sistemático, eficaz, fundamentado, formativo, permanente, justo, y participativo.

 

Laura Elizabeth Gómez Meléndez 
Profesora adscrita al Jardín de Niños José Vasconcelos, Tizayuca, Hidalgo.